Tango, hora cero: ¡Los Premios El Botellazo 2009! (2)

Ya estamos de vuelta en la entrega de los Premios El Botellazo™ 2009 de La otra botella. Es el momento perfecto para introducir una nueva categoría a premiar. Es una categoría que quizás debí introducir ya en el 2007, cuando me saqué de la manga la primera entrega de estos premios. Lo digo porque en la cultura y la cultureta del vino vivimos en un momento de grandes cambios. Movimientos tectónicos, me atrevería a llamarlos. Y de grandes revelaciones. Es precisamente el Botellazo™ al Personaje Revelación del Año el que pretendo presentar ahora. Un individuo cuya aparición en el medio fue tan repentina como… Bueno, eso, reveladora. Nos hizo dejar de mirarnos el ombligo y prestar atención. Nos hizo descubrir nuevos registros experienciales, nuevos lenguajes para intercambiar las experiencias de nuestra enochaladura. La academia está convencida unánimemente de que su impacto sobre el mundo del vino, que apenas comienza a sentirse, será profundo y duradero.

El Botellazo™ al Personaje Revelación no podía ser para más nadie. Es deeeee… ¡Sadat X!

Y ahora toca el Botellazo™ a La Canción del Año. Recuerden ustedes que, dada la medalaganaria naturaleza de estos premios, esta es una selección muy personal de Camblor, no sometida a votación alguna y haciendo caso omiso de los consejos de diversos prójimos sobre potenciales nominaciones. Este Botellazo™ lo propino gustoso a un grupo que sigo desde mi adolescencia. Han engendrado hordas de imitadores— particularmente entre las filas del rock alternativo de las últimas dos décadas—y en el 2009 hacen el más triunfal de los retornos después de años de ausencia, para demostrar irrefutablemente que el original es el mejor y enseñarnos como se hacen las cosas.

En escena, amigos y amigas, con “I Think I Need It, Too”, La Canción del Año de La otra botella, ¡Echo & The Bunnymen!

Inmensos, ¿verdad?

Y hablando de cosas grandes, ahora tenemos el Botellazo™  “Héroes del Silencio” al Heroismo Jodedor en el Mundo del Vino. Este premio lo propino con gran sentimiento al último  auténtico periodista que queda en España cubriendo asuntos del vino. Este hombre, ante el silencio cómplice de la vastísima mayoría de su profesión, afrontó con integridad el ya famoso Affaire Campo y la multiplicidad de micro y macroescándalos en torno a Wine Future Rioja 09, en busca de la verdad. En sus labores se topó con grandes impedimentos, censuras e intimidaciones. Temiendo verse desempleado, prefirió—aunque en su momento firmase un par de artículos verdaderamente valiosos en el diario para el que escribe—retomar un forzado “anonimato”. A ese gran defensor de la veracidad en el mundo del vino, un Botellazo™ de amigo solidario. El sabe quien es. Yo aplaudo su labor y la agradezco.

Hablando de periodismo y alejándonos de los pocos que aún son gloria de ese métier, conectemos con el Botellazo™ a la Cita Citable del Año. Este año se lo lleva un fósil de los viejos medios del vino, cuya labor “periodística” ha consistido mayormente en generar infomerciales para el mejor postor en diversas revistas. Anthony Dias Blue escribió lo siguiente sobre “los blogueros”:

…De todas formas, ¿quiénes son estos blogueros y, más importante aún, cuál es su motivación? Sería reconfortante hallar que son enófilos altruistas cuyo propósito es aportar perspectiva y valiosa información a consumidores afines. Pero la imagen que se presenta es de amargados y protestones insectos que, mientras miran las pantallas de sus computadoras y piensan en sus patéticos empleos en la vida real, dejan volar su resentimiento y sentido de fracaso personal en la forma de virulentos ataques contra los medios críticos establecidos (Mi traducción).

Yo no sé para ustedes, pero para mí es que ni pintada para el Botellazo™.

Un momento, por favor, que me vibra el móvil…

Es la academia. Que todavía no llegan a una decisión sobre la categoría Blog de Vino del Año/División España y Latinoamérica. ¡Mira que ha dado trabajo eso!

Pero ná. Procedamos con alguna otra mientras se ponen de acuerdo. El Botellazo™ al Libro de Vino del Año se convierte en el 2009 en un premio al más dudoso de los logros: Convertir un libro excelente en una porquería en menos de dos años.

Ya adivinaron, seguro. Hace dos años el Libro del Año de La otra botella lo fue Le goût et le pouvoir, de Jonathan Nossiter. Este año lo es la patéticamente desfasada y pretenciosa versión inglesa del mismo libro, Liquid Memory: Why Wine Matters. Los que quieran refrescarse en cuanto a mis opiniones sobre cuan birriosa es en realidad esta “traducción revisada” del libro de Nossiter, pueden hacerlo visitando mi entrada sobre él hace apenas un mes.

¡Vaya manera de autocancelarse!

íOtra vez con el móvil de los coj…! ¿Será posible? Perdonen…

Los de la academia. Que lo de ellos va para largo. Parecen estar beodos perdidos. Dicen que siga con lo mío, que me avisan. Que en el peor de los casos va y le votan todos a Vino para principiantes o la sumiller venezolana…

Bueno, pues a proceder con otros premios y listo, hombre, que la noche no será joven por siempre y no podemos hacerle la cirugía plástica.

El Botellazo™ al Suceso del Año dió una lucha muy reñida. Uno de los nominados parecía que iba a ganar de calle, pero al final hubo sorpresas. Es que la reflexión profunda sobre las cosas logra eso. De repente el favorito se ve desplazado por algo menos obvio y ¡zas!, te sorprende que algo parezca aún más importante. Así, aunque todos esperábamos que ese dechado de hipérbole, desencantos, dinerismos y escándalos que fue Wine Future Rioja 09 ganase este Botellazo™ sin tan siquiera despeinarse. Pero no. El Suceso del Año 2009 es… ¡La vertiginosa pérdida de credibilidad y prestigio de la organización de Robert M. Parker Jr., otrora “Emperador del Vino” y excelso gurú incorruptible de la enocultureta!

Denle un poco de mente al asunto… Parker se ha visto muy afectado en el 2009 por diversos asuntillos muy engorrosos. Primero estuvo lo de los empleados suyos que aceptan viajecitos de lujo (y, cuentan las malas lenguas, no necesariamente para “trabajo”) pagados por bodegas o grupos promotores de intereses vinícolas, en clara violación del código de ética establecido por Parker para su publicación, The Wine Advocate. ¿La respuesta de Parker a esto? Que el código ético aplica únicamente a él y no tiene modo de controlar a todos los “contratistas independientes” que colaboran con su publicación.

Buen momento para hacer calistenia con las cejas. Pero que no se cansen mucho, que hay más.

El lío de la ética llevó a muchos miembros de la comunidad de eRobertParker.com a cuestionar a su ídolo seriamente. Hubo episodios de censura, hilos cerrados y todas esas cosas tan bonitas que se dan en los foros cultureteros de discusión cuando algo no huele mal y alguien osa decirlo. Al final, hay rumores de un éxodo masivo de las mejores mentes de eRobertParker.com, desilusionadas, a otro sitio en la inmensidad de la internet del vino.

Pero ahí no acaba la cosa. Luego tuvimos el pintoresco episodio de Jay Miller y el “Sierra Carche” 2005. Resulta que el Dr. Miller puntuó muy alto un enoproducto de Jumilla en el Wine Advocate y el habitual megarrebaño de borregos salió a comprarlo en cantidad. Cuando las impresiones de alguno de esos compradores puntistas no radicalmente de las de Miller, dicho comprador llamó al “crítico” a contar. Pero el “crítico” nada. Por buen tiempo. Se investigó la cosa. El vino que probara Miller era la proverbial hostia. El que probó su lector, una porquería que no podía jamás ni nunca responder al hiperbólico verbaje que el doctorcete le dedicase. Miller nada de dar la cara… Follón internético Y a todas éstas, el más embarrado fue… Parker.

Luego estuvo lo de aquella cata a ciegas de burdeos del 2005 en la que Parker no puso una. Incapacidad de identificar vinos catados antes. Discrepancia radical de apreciaciones de vinos muy alabados anteriormente… Todo eso luce muy mal para alguien cuya fama de “supercatador” ha cautivado a multitudes de mentecatos durante un par de décadas.

Y encima tenemos la participación de Parker en el Wine Future Rioja 09, pese a todos los problemas legales de Pancho Campo MW, creador del evento, y las tremendas controversias en torno a cierta cata que oficiaría el gran gurú como clímax del festín de  marketing y coprofagia culturetista en Logroño.

Escandalito a escandalito, una de las vacas sagradas de la cultureta del vino va desacralizándose. Se trata nada más y nada menos que de la corrosión de una hegemonía, el declive de un imperio.  Y eso es todo un suceso. Estuvimos. Lo vimos ocurrir.

Y ahora, otro momentito musical con un semifinalista para el Disco del Año, Metric…

{Y en seguida volvemos con mucho más de los Premios El Botellazo™ 2009…)

About these ads

2 Respuestas a “Tango, hora cero: ¡Los Premios El Botellazo 2009! (2)

  1. Hola Manuel, la verdad que quisiera felicitar por tu blog, me he pasado varios minutos leyendo los interesantes artículos que has publicado sobre vinos. Te mando un saludo y estamos en contacto.

  2. Manuel Camblor

    Hola Julián, bienvenido y muchas gracias. Trato de hacerlo bien, en la medida de lo posible y divirtiéndome. Cuando a quienes me leen les gusta, es una gran alegría.

    M.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s